Nobel de medicina para descubridores del mecanismo mediante el cual las células perciben y se adaptan a la disponibilidad de oxígeno

  • Se otorgó el reconocimiento al británico Sir Peter Ratcliffe y a los estadunidenses William G. Kaelin Jr. y Gregg L. Semenza.
  • Los investigadores identificaron la maquinaria molecular que regula la actividad de algunos genes en respuesta a niveles variantes de oxígeno.
  • El descubrimiento servirá de base para desarrollar estrategias que ayuden a combatir el cáncer, la anemia y otras enfermedades.

kaelin ratcliffe semenza 3 2 992x656Ill. Niklas Elmedhed. © Nobel Media.

Los premios Nobel reconocen investigaciones que expanden la comprensión humana de la realidad, del universo, la vida y la sociedad. El pasado 7 de octubre, la Asamblea del Nobel del Instituto Karolinska anunció a los tres investigadores que recibirán la medalla este año por sus aportaciones al conocimiento fundamental sobre el funcionamiento de los seres vivos.

Gran parte de la vida sobre la Tierra sería imposible sin la presencia de oxígeno, gas mediante el cual los animales pueden transformar los alimentos en energía química. El papel del oxígeno en este proceso se conoce bien y su estudio se ha reconocido con premios Nobel a lo largo de la historia. En 1931, Otto Warburg lo recibió por descubrir que esta conversión es un proceso enzimático; en 1938, Corneille Heymans fue galardonado por descubrir que un grupo de células ubicado en la ramificación de las arterias carótidas puede percibir variaciones en el nivel de oxígeno en la sangre y ordenar al cerebro regular el ritmo respiratorio.

El desarrollo de la biología molecular ha permitido analizar los mecanismos que permiten a los genes regular funciones corporales. En el caso de la variación de oxígeno en la sangre, se desconocía la maquinaria molecular que permite a las células detectar cambios en las concentraciones de ese gas en el torrente sanguíneo y desencadenar una reacción como respuesta en casos de hipoxia (poca disponibilidad de oxígeno, como cuando el cuerpo se ejercita de manera extenuante).

Las investigaciones realizadas por tres equipos de investigación independientes, explican cómo perciben las células los niveles de oxígeno en su entorno y la forma en que se adaptan para allegar más a sus tejidos, permitiendo que sigan funcionando o evitando complicaciones. En particular, estos nuevos descubrimientos podrían abrir la puerta para tratamientos que prevengan o curen afecciones donde este proceso se ve afectado, como la anemia, donde se presenta una disminución de los glóbulos rojos responsables de transportar oxígeno en la sangre.

En entrevista telefónica, la Dra. Martha Robles Flores, del Departamento de Bioquímica de la Facultad de Medicina de la UNAM, menciona la importancia de las investigaciones galardonadas, en particular la realizada por el equipo de Gregg Semenza, descubridor del primer complejo de proteínas denominado Factor Inducible por Hipoxia (HIF, por sus siglas en inglés), que hace viable la supervivencia de las células cuando el oxígeno escasea, lo que puede volverse un problema en casos como el cáncer, donde la hipoxia facilita que las células cancerosas eviten la apoptosis (muerte celular programada), además de que en general “favorecen la progresión maligna y la resistencia de las células tumorales al estrés, así como la resistencia a tratamientos de quimio y radioterapia. Al conocer cómo los HIF participan en el desarrollo tumoral podremos saber si su bloqueo puede ayudar a sensibilizar a las células malignas y reducir su resistencia”.

Como todas las investigaciones ganadoras del Nobel, las perspectivas a futuro son prometedoras. Este premio es también una muestra del trabajo acumulativo de diferentes grupos de investigación: Sir Peter J. Ratcliffe es director de Investigación Clínica en el Instituto Francis Crick de Londres, director del Instituto Target Discovery en Oxford y miembro del Instituto Ludwig para la Investigación del Cáncer; por su parte, William G. Kaelin, Jr. dirige su propio laboratorio de investigación en el Instituto del Cáncer Dana-Farber en Boston; y Gregg L. Semenza es director del Programa de Investigación Vascular en el Instituto Johns Hopkins de Ingeniería Celular.

  

     facil copia   inai copia   pot copia   infomex copia   m sipot copia  


"2020, Año de Leona Vicario, Benemérita Madre de la Patria”
 
Av. Insurgentes Sur 1582, Col. Crédito Constructor • Alcaldía Benito Juárez, C.P. 03940, Ciudad de México • Tel: (55) 5322-7700
Comentarios, sugerencias y dudas sobre este portal de internet y sus sistemas:
 
Derechos reservados © 2019 Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología
 
Acceso a la red interna del Conacyt: