Inicio / ¿Qué son los Pronaces? / Agentes tóxicos y procesos contaminantes

Pronaces-agente

Pronaces - Agentes tóxicos y procesos contaminantes


PROGRAMA NACIONAL ESTRATÉGICO DE SALUD
Agentes Tóxicos y Procesos Contaminantes

En México existe una grave crisis por la contaminación de abundantes y diversos agentes tóxicos que circulan libremente, se han acumulado y se han mezclado regularmente a lo largo de décadas en aire, agua superficial y subterránea, así como en suelos y organismos vivos. Aunque a la fecha no se haya logrado compreder plenamente el modo en que esta situación ha detonado o agravado el deterioro masivo de la salud humana y biológica que impera en las regiones contaminadas, el principio de precaución obliga a la comunidad científica nacional a considerar este problema como un asunto prioritario de emergencia ambiental y sanitaria. Especialmente en las regiones donde la exposición —como resultado de vertidos o emisiones de sustancias tóxicas, accidentes y explosiones— es crónica, pues en dichos sitios las afectaciones masivas son más que evidentes. En ese contexto se busca sumar esfuerzos y confluir investigadoras e investigadores de varias disciplinas (toxicología, medicina, epidemiología, biología, veterinaria, ingeniería ambiental, hidrogeología, agronomía, antropología, geografía, economía, derecho, entre otras) que mantengan vínculos reales de compromiso con la suerte de las y los afectados ambientales.

Nuestra prioridad es apoyar procesos de investigación dirigidos a disminuir con urgencia los riesgos en la salud de la población, a partir de dar a conocer sin maquillaje el tipo de contaminantes y agentes tóxicos que están presentes en el medio ambiente y que, se sabe a ciencia cierta, generan daños a la salud. Para lo cual resulta indispensable determinar el origen industrial, agro industrial, por extracción de recursos naturales, por dinámicas de concentración urbana, por origen natural o por la combinación de los factores previos, de todo tipo de agentes tóxicos. así como investigar y visibilizar las afectaciones ambientales y sanitarias específicas que esto provoca, además de conocer con detalle sus impactos en el corto, mediano y largo plazo. En tercer lugar, se busca entablar un proceso de construcción colectiva de soluciones científicas, políticas, jurídicas y de organización social en las que participen activamente las diversas instituciones públicas, así como la mayor parte de los actores sociales interesados. Ello, con el propósito de alcanzar soluciones de carácter inmediato, mediato y de largo plazo, que incidan en las causas estructurales más profundas de los procesos contaminantes.

Para ubicar y comprender geográficamente a las comunidades, sus territorios afectados y los riesgos socialmente producidos a los que ha sido expuesta la población, hemos creado el concepto de Regiones de Emergencia Ambiental (REA), el cuál alude a los lugares que merecen ser investigados prioritariamente por la manera en que en ellos, intencionalmente o no, se superponen diversas dinámicas contaminantes que proceden de actividades de dos o más causas económicas, urbanas y demográficas, pese a los riesgos y daños concretos que pueden provocar o que ya han provocado a la salud humana y al medio ambiente.

El objetivo de este Pronaces es que los equipos que vayan integrando Proyectos de Investigación e Incidencia (PRONAII) puedan investigar temas urgentes, ignorados dolosamente o simplemente desconocidos sobre las principales REA del país, visibilizar su situación, mostrar evidencias y estudios rigurosos que acrediten la dimensión de los daños a la salud, con el propósito de contribuir a la solución de los problemas, a través de monitoreo y diagnóstico ambiental de contaminantes prioritarios, biomonitoreo y salud ambiental. Además de incidir en la creación de políticas públicas; industrias y actividades agropecuarias libres de tóxicos; nuevas formas de consumo no nocivo y responsable disposición final de residuos; cumplimiento o readecuación de leyes y normas; fortalecimiento de los saberes locales y las acciones comunitarias frente a este tipo de desastres; educación y capacitación que permita impulsar y fortalecer las capacidades científicas, tecnológicas y de respuesta social; todo en favor de mejorar las condiciones de salud, la calidad de vida y el bienestar de las comunidades directamente afectadas y del país en su conjunto, así como la restauración de los ecosistemas que han sido dañados.

En suma, lo que se busca es apoyar e impulsar la defensa de los derechos colectivos a la salud, ambientales y territoriales en nuestro país.