Currículum Vitae Único: canal de acceso a todos los programas del Consejo

Currículum Vitae Único: canal de acceso a todos los programas del Consejo

Comunicado 21/18 

Ciudad de México, a 09 de abril de 2018.

El Gobierno Federal estableció en 2014 la Estrategia Digital Nacional (EDN). En este sentido, el Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt) diseñó un plan alineado a dicha estrategia para llevar a cabo una transformación tecnológica de sus sistemas de cómputo, centro de datos y telecomunicaciones, respetando y atendiendo las directrices establecidas en la EDN.

En el marco de este plan, se diseñó un modelo de información institucional (Modelo de Información Institucional Conacyt, MIIC) en el que los sistemas interoperan entre sí para garantizar la integridad y consistencia de información. Se definió entonces, como mecanismo de registro de las personas morales, al sistema Registro Nacional de Instituciones y Empresas de Ciencia y Tecnología (Reniecyt) y, como mecanismo de registro de personas físicas, al sistema Currículum Vitae Único (CVU). Ambos sistemas, en la plataforma MIIC, obtienen información consistente a través del uso de catálogos oficiales, los cuales se actualizan continuamente con las peticiones que proveen sus usuarios. La información que solicitan ambos sistemas se registra una sola vez y se utiliza de forma segura en los demás sistemas que operan los fondos y programas del Conacyt.

El primer paso de esta iniciativa integral se dio en agosto de 2016, aunque ya se había iniciado con algunos de los sistemas que empezaron su operación desde el 2015. El objetivo de esta estrategia fue que todos los sistemas nuevos iniciaran su operación en el MIIC el 30 de abril de 2018.

El nuevo sistema de CVU lleva más de 11 meses en operación y, en su momento, se planteó que la información registrada en el sistema anterior (People Soft) dejaría de estar disponible el 8 de mayo de 2018. Al 28 de febrero de 2018, todos los nuevos sistemas de Conacyt entraron a la plataforma MIIC. Incluso, se ha logrado interconectar el sistema People Soft con la plataforma MIIC, de tal forma que la información contenida en el antiguo sistema, se mantendrá para ser consultada de manera permanente. Al cierre del 30 de marzo de 2018 se han generado 273,063 CVU´s, de los cuales 169,117 han actualizado su información y 49,380 lo han hecho en los últimos 30 días.

La plataforma informática del CVU es, no sólo el canal de acceso a todos los programas del Consejo, también genera una base de datos que provee información estadística académica actualizada. Para complementar la plataforma del MIIC con la diversidad y riqueza del trabajo de la comunidad académica, cada programa del Conacyt se asocia al CVU con un conjunto de funcionalidades que permiten incorporar, no sólo información específica de las distintas disciplinas, sino espacios de valoración cualitativa en un marco de interoperabilidad a través del flujo de información entre estos dos niveles. Un ejemplo claro de ello es la plataforma del Sistema Nacional de Investigadores (al cierre de la convocatoria, el 6 de abril, se recibieron 12,096 solicitudes; divididas en 6,242 de reingreso no vigente; 4,816 de nuevo ingreso; y, 1,038 de ingreso no vigente). El resultado es un sistema que equilibra la información básica utilizable del CVU, con un ambiente flexible, diverso y capaz de capturar y emplear la información y valoración cualitativas de la actividad académica de la comunidad en el marco de los requerimientos de cada programa del Conacyt. De esta manera, los procesos de evaluación de todos y cada uno de los expedientes que llegan al Consejo se podrán realizar más ágilmente.

Otro ejemplo se tiene en las convocatorias de los fondos sectoriales. La recepción de solicitudes de la convocatoria 2017-2018 de Investigación Científica Básica concluyó el pasado 30 de marzo y tuvo una muy alta respuesta (se recibieron casi cinco mil solicitudes). Se está trabajando ahora en el proceso de evaluación en el MIIC, para el cual se aplicarán los mismos criterios que han sido consensuados anteriormente con los pares. El documento en que se basará la evaluación es, como ha sido siempre, el protocolo del proyecto elaborado en formato libre por el proponente. Adicionalmente, se pondrá a disposición de los revisores un resumen organizado y depurado de la propuesta capturada en línea, así como un resumen curricular ejecutivo a partir del CVU del Responsable Técnico, con los productos relevantes científicos y tecnológicos, según el área, incluyendo las publicaciones científicas y la formación de recursos humanos.

El Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología fue creado hace 48 años como organismo público responsable de elaborar las políticas de ciencia y tecnología en México. En este periodo de tiempo, con el apoyo de las instituciones de educación superior, los centros de investigación y nuestras comunidades, el conocimiento científico y tecnológico se ha vuelto un bien público que enriquece, mejora la calidad de vida y transforma a la sociedad. Con el aumento del número de becarios y de investigadores nacionales, así como el incremento de la vinculación de la ciencia con la industria y la sociedad, los requerimientos digitales del Conacyt han ido en aumento. El uso del MIIC permitirá que el Conacyt, a través del Sistema Integrado de Información sobre Investigación Científica, Desarrollo Tecnológico e Innovación (SIICYT) (http://www.siicyt.gob.mx), proporcione la información relevante relativa al quehacer científico y tecnológico de nuestro país.

Por último, es importante mencionar al Repositorio Nacional (https://www.repositorionacionalcti.mx). Esta plataforma es una herramienta para incrementar la visualización de la producción científica del país. Al día de hoy ofrece, de manera gratuita, acceso digital a más de 15 mil publicaciones científicas y tecnológicas, así como a bases de datos provenientes de 44 repositorios institucionales. Con casi 500 mil consultas, el Repositorio Nacional se ha convertido en el gran escaparate del conocimiento científico en México. Este esfuerzo se potencializa gracias al uso que la comunidad académica haga de él; ya sea como fuente de información o como depositario de recursos de información.