EL CONACYT Y LA FUNDACIÓN NACIONAL DE CIENCIAS DE LOS ESTADOS UNIDOS FORTALECEN LAZOS PARA PROMOVER EL DESARROLLO CIENTÍFICO Y TECNOLÓGICO BINACIONAL

EL CONACYT Y LA FUNDACIÓN NACIONAL DE CIENCIAS DE LOS ESTADOS UNIDOS FORTALECEN LAZOS PARA PROMOVER EL DESARROLLO CIENTÍFICO Y TECNOLÓGICO BINACIONAL

  • En el marco de la visita de la Dra. France Córdova, directora de la Fundación Nacional de Ciencias (NSF, por sus siglas en inglés) a México, se renueva la relación con el Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt) con proyectos conjuntos que impulsarán la ciencia, tecnología y la innovación en ambos países
  • Como parte de las aportaciones financieras de ambas entidades, el Dr. Enrique Cabrero y la Dra. France Córdova inaugurarán el Observatorio HAWC (High Altitude Water Cherenkov Observatory), el más grande de su tipo en el mundo capaz de monitorear cuerpos celestes emisores de rayos gamma

Comunicado 25/15

México, D.F., a 18 de marzo de 2015. 

Con el objetivo de apoyar proyectos de ciencia, tecnología e innovación que beneficien tanto a México como a los Estados Unidos, esta mañana el Dr. Enrique Cabrero Mendoza, director general del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt) y la Dra. France Córdova, directora de la Fundación Nacional de Ciencias de los Estados Unidos (NSF), se reunieron para revisar sus colaboraciones en materia científica y tecnológica y los logros que pueden alcanzar a través del trabajo conjunto.


Los titulares del Conacyt y la NSF durante la conferencia de prensa que ofrecieron para anunciar colaboraciones conjuntas.

Como parte de los proyectos de colaboración existentes entre la NSF y el Conacyt, destaca la reciente construcción del High Altitude Water Cherenkov Observatory (HAWC) en Puebla. Este observatorio es el más grande del mundo en su tipo, contó con una inversión estimada de 15 millones de dólares y será inaugurado por los doctores Cabrero y Córdova. Tras casi seis años de construcción, esta infraestructura ayudará a tener un mejor entendimiento de los hoyos negros, las supernovas y el origen del universo. 

El HAWC tiene capacidades únicas que permitirán la detección de radiación electromagnética de las más altas energías y complementará otros observatorios de rayos gamma alrededor del mundo. A diferencia de telescopios ópticos o radiotelescopios que detectan directamente la luz de fenómenos astronómicos, el HAWC estudiará la radiación cósmica de alta energía y los rayos gamma de manera indirecta.

En este sentido, el HAWC envuelve a varias instituciones en México y los Estados Unidos, incluyendo el Instituto Nacional de Astrofísica, Óptica y Electrónica (INAOE), la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla (BUAP), la Universidad de Maryland, la Universidad del Estado de Michigan, la Universidad del Estado de Colorado y la Administración Nacional de Aeronáutica y Espacio de los Estados Unidos, mejor conocida como NASA, por su siglas en inglés.

Asimismo, el  Observatorio es un ejemplo de las colaboraciones científicas bilaterales que emergen bajo el Foro Bilateral Sobre Educación Superior, Innovación e Investigación (FOBESII) que expande las oportunidades para intercambios educativos y cooperación en investigación científica y de innovación en ambas partes de la frontera.

En este contexto, el Dr. Cabrero enfatizó la importancia que tiene para el Conacyt desarrollar proyectos en conjunto con la NSF, puesto que este tipo de colaboraciones toman ventaja de las fortalezas y mejores prácticas en el campo de la ciencia y tecnología, creando alianzas que resultan en una mejor calidad de vida para la población. “[…] el objetivo es ampliar las oportunidades de intercambios educativos y las asociaciones de investigación científica e innovación tecnológica, todo esto en el marco transfronterizo, para desarrollar capital humano altamente calificado en ambos países, expandir capacidades económicas mutuas y logar un desarrollo social sostenible. La NSF y el Conacyt hemos conformado una alianza que nos ha permitido emprender una serie de programas e iniciativas, en el marco del FOBESII, que nos ha ayudado a perseguir este objetivo”, comentó.

En su oportunidad, la Dra. Córdova comentó que, “la colaboración entre los Estados Unidos y México es única. Nos permite generar sinergias entre fortalezas y recursos para alcanzar metas en común”. Además reiteró que, “tanto México como los Estados Unidos desean entender de mejor forma las conexiones entre los alimentos, la energía y el agua, así como la rápida transferencia de los resultados de los descubrimientos científicos al mercado. Con un gran número de multinacionales con operaciones tanto en México como en los Estados Unidos, tenemos un fuerte interés en fomentar la cooperación entre el sector industrial y las universidades. Además, ambos países desean atraer más jóvenes para que se conviertan en científicos e ingenieros”.

Otras colaboraciones conjuntas incluyen la participación del Conacyt en el programa Alianzas para Investigación y Educación Internacional (PIRE, por sus siglas en inglés) de la NSF, que apoya proyectos de alta calidad en los que la investigación y educación científica no podrían avanzar sin un componente internacional. México se une a otros 10 países en la convocatoria de este programa, convirtiéndose en el único país participante de Latinoamérica.

Como parte de esta iniciativa, durante el 2014 el Conacyt lanzó una convocatoria para que instituciones públicas y privadas, centros de investigación, instituciones de educación superior, agencias de gobierno y empresas sometieran pre-propuestas que aspiraran a colaborar con instituciones en los Estados Unidos bajo el programa PIRE. Estos proyectos se encuentran en proceso de selección por parte de expertos de ambos países y los resultados serán anunciados en el segundo semestre de este año.

Por otro lado, el Conacyt también es un nuevo socio colaborador en el programa de la NSF titulado Oportunidades Globales de Investigación Graduada (GROW, por sus siglas en inglés), que brinda la oportunidad a estudiantes estadounidenses de participar en intercambios académicos y colaboraciones científicas en otros países. En el 2016, México recibirá los primeros estudiantes provenientes de los Estados Unidos para realizar estancias de investigación.

Además de discutir estos proyectos, durante la visita de la Dra. Córdova, el Conacyt y la NSF analizarán la expansión del programa piloto I-Corps a México, el cual ayuda a que los investigadores identifiquen oportunidades de negocio que les permita llevar sus productos al mercado, mediante la creación de empresas de tecnología. Esta sería la primera ocasión que I-Corps se implemente fuera de los Estados Unidos y la iniciativa es apoyada por la Embajada de los Estados Unidos en México y por la Fundación México-Estados Unidos para la Ciencia (FUMEC).

El Conacyt y la NSF también discuten cómo fortalecer las colaboraciones público-privadas entre ambos países a través del programa Centros de Investigación Colaborativa Industria-Universidad (I/UCRC, por sus siglas en inglés), que desarrolla alianzas a largo plazo entre la industria, la academia y el gobierno mediante centros de investigación que indagan temas de interés común para los sectores involucrados.

Actualmente cuatro Centros apoyados por la NSF colaboran con instituciones en México en los sectores de aleaciones no-ferrosas, manufactura inteligente, logística/distribución y petróleo. La expansión de estas colaboraciones contribuirá a la infraestructura mexicana en investigación y desarrollo, además de la formación de capital humano altamente calificado en las ciencias e ingenierías.

Finalmente, el Conacyt y la NSF explorarán oportunidades para coordinar programas de investigación relacionados con alimentos, agua, energía, manufactura inteligente y súper cómputo  a través del FOBESII.