Las investigaciones socio-ecológicas en pro de la atención de los grandes problemas nacionales

CampesinosNota

La sociedad requiere información accesible, verificada y precisa para hacer un uso sostenible de los bienes comunes naturales, sin embargo, la investigación científica, en muchas ocasiones, no responde a tal demanda de las y los ciudadanos.

Un estudio analizó el impacto de 1,199 trabajos científicos producidos desde la Estación de Investigación Biológica Chamela, ubicada en la costa sur de Jalisco, en poblaciones locales, y encontraron que únicamente 15 por ciento de los requerimientos de información o dudas generales de los campesinos se podrían cubrir con los datos que arrojaron dichas observaciones. Además, sólo 3 por ciento de las publicaciones fueron escritas en un lenguaje de divulgación científica (comunicación pública de la ciencia).

El trabajo publicado en la Revista Ecosphere, en 2018, fue realizado a partir de una revisión detallada de artículos, libros, capítulos de libros y reportes producidos en dicha región entre 1996 a 2010. De manera paralela, llevaron a cabo 16 entrevistas y 30 encuestas a los ejidatarios, a quienes les preguntaron sus necesidades de información. Entre sus dudas más comunes destacan la germinación de semillas específicas de árboles locales, cómo controlar las plagas que afectan a sus cultivos y cómo/dónde obtener datos que les ayuden a contar con un mejor manejo de sus terrenos.

Lo anterior expone un requerimiento apremiante para la ciencia, en este caso para vincular las investigaciones que impliquen intervenciones técnicas (relativas a los componentes biofísicos), institucionales (relacionadas con los acuerdos y normas diseñadas por los grupos sociales) y comunicativas (necesarias para el intercambio y negociación en procesos de toma de decisiones y acciones de grupos sociales particulares).

Por ello, el Dr. Miguel Martínez Ramos, en entrevista para Conacyt, nos habla sobre la necesidad de conformar equipos transdisciplinarios y la participación de diversos sectores para la búsqueda de soluciones a los grandes problemas nacionales.

“Ya no basta con generar puro conocimiento científico, el cual es extremadamente valioso; también se debe tener en cuenta los impactos de las partes políticas, sociales, económicas y culturales, las cuales son agentes de cambio”, menciona el investigador titular del Instituto de Investigaciones en Ecosistemas y Sustentabilidad de la Universidad Nacional Autónoma de México (IIES UNAM).

El ecólogo dedicado al estudio de factores, procesos y mecanismos que determinan la dinámica de bosques tropicales, ha realizado estudios en la selva de la Estación de Biología Tropical Los Tuxtlas, Veracruz, de la UNAM desde los setentas, la cual se encontraba rodeada de bosque, y las actividades agrícolas de la población, principalmente la transformación a pastizales y otros tipos de suelo, han provocado una pérdida de diversidad biológica en su interior. Este proceso “ha conducido a la reducción de bosque tropical en México en más del 70% de su extensión histórica”, afirma el investigador.

BosqueTropical

En sus palabras, quien fuera el presidente de la Association for Tropical Biology and Conservation (Asociación de Biología Tropical y Conservación), comentó que los pueblos originarios tienen un papel importante para la preservación de los ecosistemas, debido a que tienen conocimiento directo sobre qué los afecta el día a día en términos de suelo, agua, disponibilidad de la biodiversidad, etc. “Su conocimiento del entorno es intrínseco, un conocimiento empírico que, en muchos casos, se ha generado por siglos”, afirma el investigador nacional nivel III.

Por ello, Martínez Ramos resalta la importancia de dar a conocer los resultados de las investigaciones con la sociedad. “Pasamos de una visión de contemplar la ecología como si fuera un campo de estudio muy alejado de la vida cotidiana, a tratar de comprender las relaciones de las sociedades con la naturaleza,” comentó el investigador.

Sin embargo, aún queda mucho por hacer. Una problemática que detecta el especialista en mitigación de la crisis climática es la poca vinculación entre actores. “Por lo general, nos hace falta hacer equipos realmente transdisciplinarios, donde los actores de distintas áreas nos pongamos a trabajar de manera organizada con un objetivo común,

que es mantener y mitigar los efectos ambientales, así como ayudar al desarrollo de comunidades locales”, pero, asegura, “hace falta liderazgo, voluntad, para que realmente existan estrategias y políticas públicas buenas para poder hacer eso”, finalizó.

Ante ello, el Conacyt trabaja en atender los retos que enfrenta el país al colaborar en la organización de los esfuerzos de investigación sobre problemáticas nacionales concretas que, por su importancia y gravedad, requieren de una atención urgente y de una solución integral, profunda y amplia.

  

     facil copia   inai copia   pot copia   infomex copia   m sipot copia  


"2020, Año de Leona Vicario, Benemérita Madre de la Patria”
 
Av. Insurgentes Sur 1582, Col. Crédito Constructor • Alcaldía Benito Juárez, C.P. 03940, Ciudad de México • Tel: (55) 5322-7700
Comentarios, sugerencias y dudas sobre este portal de internet y sus sistemas:
 
Derechos reservados © 2019 Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología
 
Acceso a la red interna del Conacyt: